lunes, 7 de julio de 2014

Pinzado de una higuera

Hoy os cuento el trabajo realizado de pinzado en una higuera en la que tengo puestas muchas esperanzas. Es joven, y se nota en el color del tronco, pero promete bastante. La tenía plantada en el jardín y esta primavera pasada la planté en una maceta. Durante este tiempo y aprovechando la fuerza que traía de la tierra la dejé crecer.

Recién sacada de la tierra

Su poderoso nebari

Sin embargo y para favorecer el desarrollo de las ramas más bajas y que además ya empezara a ramificar por el ápice, decidí cortar bastante esta parte. Las ramas medias y bajas las he dejado tal cual con el fin de que engorden y se adecuen al poderoso tamañao que tiene su tronco. Este invierno que viene ya podará y alambraré para ir dandole el diseño definitivo.

Así se había desarrollado durante estos meses...

...y así lucía su ápice y ramas más altas

Trabajo finalizado