miércoles, 2 de julio de 2014

Dos olmos un poco descuidados

En esta ocasión os cuento el trabajo de pinzado, y algo de poda, de dos de mis olmos que por falta de tiempo había dejado un poco olvidados. Cuando ya vamos teniendo un volumen considerable de árboles, como si de una mascota se trataran, estos van demandando mucho tiempo que por regla general no tenemos.

Debería haberlos transplantado esta primavera pasada y aprovechado a haberlos podado pero bien, pero este año he tenido un trabajo ingente con los plantones y no pude. Como los veía un  poco tristes por la falta de cariño ;-), pues decidí pinzarlos y aunque no es la época correcta, meterles un poco más de tijera

Espero que tiren bien para adelante y ya sin excusas, este mismo otoño tengo que transplantarlos, que la próxima primavera se presenta también movidita.

El primero de los olmos antes del trabajo

El mismo olmo ya trabajado

El segundo olmo esperando su turno

Tras el paso por la peluquería