lunes, 25 de mayo de 2020

Tokoname

Tokoname es una villa de Japón que se encuentra en la prefectura de Aichi y fue la ubicación de uno de los seis hornos antiguos de Japón (Rokkoyo). Presenta una gran tradición en el arte de la cerámica, especialmente en la realización de teteras y de macetas para bonsái.

Maceta esmaltada en color oribe (verde) realizada por Juko Kouyo
Típico acabado sin esmaltar de Tokoname. Maceta de Mr.HISADA Shizuo (Keizan)

Sakaemachi
La cerámica en Tokoname (Tokoname-yaki) se remonta al siglo XII, durante el periodo Heian, siendo esta actividad parte de la vida diaria. En el siglo XIV se construyó el horno Tasaka y en el XIX, al final del periodo Edo, Koeie Hokyu completó una recámara de horno escalado o nabori-gama. Durante la era Meiji se construyó la línea Meitetsu, favoreciendo la producción y proporcionando el transporte para la creación de baldosas de la era Taisho. Alrededor de 60 hornos operaban en Tokoname, siendo el horno Toei, el mayor horno escalado de Japón, contando con ocho cámaras de disparo que ejecutan un plano inclinado de 17° y diez chimeneas de altura variable. 

Noborigama
Nobori-gama
Aprovechando la ventaja de su arcilla local que es rica en hierro, desarrollaron gres y cerámica con una consistencia y unos colores distintivos de esta ciudad. La base de las piezas actuales proviene de las cerámicas denominadas “Shudei-Yaki (arcilla roja), “Hakudei-Yaki (arcilla blanca) e “Hiiro-Yaki (arcilla color de fuego), siendo la arcilla roja y la color fuego las que le dan su característico matiz y color a las macetas que utilizamos para bonsái. Adicional a la arcilla, los ceramistas poseen un amplio respeto por la realización de las piezas (ya sea a mano, con moldes o torno), el acabado usando técnicas antiguas, el esmaltado y el cuidado en la cocción. Todo esto en su conjunto es lo que asegura la altísima calidad de las piezas y es algo que se ha mantenido con vida durante generaciones de alfareros.

Cada ceramista de la ciudad tiene su sello oficial Tokoname estampado en la parte inferior del tiesto y es que la cerámica de Tokoname es única y singular. El sello solo se logra con la demostración del manejo de la técnica y las habilidades como maestro ceramista y el respeto a la tradición. Es un honor y garantía para quien recibe la pieza de cerámica.



Una curiosidad de Tokoname es que durante el proceso de cocción se agrega sal marina extraída de la costa de la misma ciudad, lo que da un acabado distinto en la cocción a estas piezas

Referencias

Cerámica Tokoname. Wikipedia, la enciclopedia libre

jueves, 21 de mayo de 2020

Rokkoyō, los seis hornos antiguos de Japón

La cerámica representa una de las formas más antiguas del arte en Japón, remontándose sus inicios al periodo Neolítico. Son famosas las piezas cocidas en sus hornos, así como los esmaltes desarrollados durante tantos siglos para decorarlas.

Dentro de la historia de la cerámica en Japón destacan muchos nombres de alfareros ilustres, la mayoría de de ellos siendo además artistas. Tan importante como los alfareros, se encuentra el desarrollo durante siglos de los hornos Anagama, antiguo tipo de horno llevado a Japón desde China, a través de la cerámica de Corea en el siglo quinto. Es en este momento en el que empezaron a construirse y a desarrollarse plenamente. Se trata de hornos de una sola cámara, formada por la propia tierra, que se caracterizan por no tener separación entre la zona de combustión y la de cocción de las piezas. La pendiente del terreno también influye en la cocción y generalmente se utilizan para que sean las propias trazas del fuego y las cenizas las que esmalten por si mismas la piezas.

Shigaraki climbing kiln 01
Horno Shigaraki del Perídodo Edo

Yakimonosanpomichi9
Horno escalonado visto desde la parte más baja

Otro aspecto importante de la cerámica japonesa es la popularidad de gres cocido a alta temperatura sin esmaltar, incluso después de que la porcelana se hizo popular. A partir del siglo IV, la cerámica y la porcelana japonesa fueron a menudo influenciadas por los chinos y coreanos, sin embargo Japón los transformó y adaptó a una creación exclusivamente japonesa.

Shigaraki Jar
Tarro de cerámica estilo Shigaraki, siglo XVI.

El período comprendido entre la era Heian hasta el período Muromachi, es decir entre los siglos XII y XV, se considera como el período más prolífico de la cerámica en Japón y el momento en que se abrieron hornos en distintos tipos del país. De estos, los más famosos son seis, considerados como Patrimonio de Japón desde 2017 y conocidos en japonés como Rokkoyō (los seis hornos antiguos). Estos son:
  • Tokoname (Prefectura de Aichi)
  • Seto (Prefectura de Aichi)
  • Echizen (Prefectura de Fukui)
  • Bizen (Prefectura de Okayama)
  • Tanba (Prefectura de Hyōgo)
  • Shigaraki (Prefectura de Shiga)

Referencias

Horno escalonado. Wikipedia, la enciclopedia libre.
Cerámica y porcelana japonesa. Wikipedia, la enciclopedia libre.

miércoles, 15 de mayo de 2019

Flores de primavera

Una vez que ya ha florecido el último de mis árboles, un calistemón, aquó os dejo unas cuan tas fotos de lo que he podido disfrutar esta primavera. Espero os guste.

















domingo, 7 de abril de 2019

Poda y transplante en olivo

Con el trabajo que hoy os traigo he terminado de trabajar los olivos de mi colección, que en su mayoría ya conocéis y que os dejo en fotos.


 





Y en concreto os voy a contar el transplante, poda y alambrado de este último que se encontraba como os muestro a continuación y que como podéis ver había crecido bastante bien durante la última temporada. 


Lo primero retirar los alambres del año pasado y podar. A la hora de podar, quitaremos todas las ramas que están mal situadas y trataremos de acortar al máximo las ramas para que brote más cerca del tronco y podamos obtener una ramificación densa y tortuosa. Alambro pero solo para colocar alguna rama. Además el objetivo es dejar bien claras las nubes de follaje y que no parezca un seto. En este caso no defolio, salvo alguna rama que quiero que ramifique. Y tras este primer trabajo, el resultado es el siguiente.


Ahora le toca el transplante que este olivo ya llevaba bastante tiempo en esta maceta de entrenamiento. Quitamos el alambre de sujeción y lo sacamos de la maceta. Como puede verse hay muchas raíces y el cepellón está muy compacto.


Desenredamos el cepellón, quitamos la tierra antigua y cortamos las raíces tratando de dejar el cepellón lo más compacto y plano posible.


Aunque le he dado bastantes vueltas he decidido ya dejar las macetas de entrenamiento y plantarlo en una de bonsái que muy probablemente sea la definitiva. Al ser un olivo necesito una maceta sin esmaltar y dada su forma retorcida me gustaría una maceta redonda. Tengo dos disponibles que me cuadran, una Yixing marrón claro con un acabado que me vuelve loco y una Touyou japonesa de color oscuro. Las macetas...


Ya hora toca probar la Touyou...



Me gusta, pero queda un poco justa y la veo muy alta ya que el árbol también lo es. Probamos la Yixing...



Esta me gusta más y además es mas holgada para las raíces del olivo. Ahora a plantarlo. Rellenamos con tierra la maceta y colocamos el árbol alineado con una de las patas de la maceta que será el frente. Lo volcamos un poco hacia delante para hacer la reverencia y lo sujetamos con alambre.


Añadimos sustrato y palilleamos para que se sitúe bien entre las raíces y no quede aire entre ellas. Una vez terminado de palillear, apretamos los alambres definitívamente y cubrimos de sustrato.


Y ya por último las fotos de rigor del olivo una vez terminado y de como ha quedado el nebari.



domingo, 31 de marzo de 2019

Trabajando un aligustre

El aligustre que hoy os traigo ya necesitaba trabajarlo en profundidad y he aprovechado para documentarlo y compartirlo con vosotros. Aunque solo llevaba dos años en la maceta, al ser pequeña y que ya notaba bastante agotado el sustrato, me he decidido a transplantarlo. Además, durante el último año había densificado bastante, con lo que también y aprovechando el transplante, lo he defoliado y le he hecho una primera restructuración de la ramificación primaria con alambre. Anteriormente le había hecho podas severas y algo de alambrado, pero ahora se daba lo necesario para marcar lo que será su estructura casi definitiva.

Para la maceta he decidido dejarlo en la que ya tenía, una china normalita, esos si, antigua y con un craquelado en uno de sus laterales que me fascina.

Ahora las fotos con la descripción del trabajo.

En medio del defoliado
Frente y parte posterior tras el defoliado
Alambrado de la temporada pasada que hay que quitar
Poda y alambrado finalizado
Un cepellón de libro, compacto y plano
Cabe perféctamente en la maceta
Una vez colocado el árbol lo sujetamos con alambre
El frente del árbol lo hago coincidir con la parte craquelada de la maceta.
Frontal una vez acabado

Trasera una vez acabado