lunes, 4 de abril de 2016

Azotado por el viento

Otra vez he tenido la oportunidad de poder observar la naturaleza y como el bonsái se inspira en recrearla. En este caso, en las Salinas de San Pedro del Pinatar he podido disfrutar de un buen número de pinos carrascos (pinus halepensis) totalmente tumbados por el viento que viene del Mar Mediterráneo y que son un bonito ejemplo para modelar nuestros árboles. Espero os sirva de inspiración.









lunes, 28 de marzo de 2016

Una higuera espectacular

Os traigo una higuera que me encontré paseando por las Minas de La Unión en Murcia. A parte de que soy un enamorado de esta especie, me llamó la atención el grosor de su tronco, su movimiento y su densa ramificación. Debe de ser un árbol con mucha historia!!!


sábado, 26 de marzo de 2016

La naturaleza jugando a hacer bonsais

Paseando por el bonito entorno del Cabo de Palos en Murcia, en unos de sus calles me encontré con un espléndido grupo de viejos ejemplares de pino carrasco que habían sido moldeados por la naturaleza, tal como lo podría haber hecho cualquier aficionado al bonsai, eso si, sin utilizar ni alambres, ni tensores, simplemente con la fuerza del viento y la búsqueda del sol.





viernes, 25 de marzo de 2016

Defoliado de olivos

Hoy he comenzado a defoliar mis olivos. Aunque los objetivos principales de defoliar los olivos son el de reducir las hojas y generar más ramificación, en mi caso también me va a servir para limpiar las últimas cochinillas que quedaban de las plagas de la temporada pasada.

No voy a explicar en profundidad el defoliado. Básicamente quitaremos todas las hojas, dejando el foliolo y asegurando que no se corta la yema latente que es por dónde van a brotar las nuevas hojas y la nueva ramificación. Por seguridad, en el caso de los olivos, es mejor dejar las dos últimas hojas después de que hayamos acortado la rama a la altura que consideremos para el diseño final y así evitaremos que la rama retire savia y se seque.

Adicionalmente, las hojas que he dejado, las he limpiado con un bastoncillo y alcohol para quitar los restos de cochinillas que quedaban. También he aprovechado a alambrar ya que al estar desnudas las ramas es más sencillo.

A continuación os dejo las fotos de los trabajos.

Uno de los olivos antes de defoliarlo

Detalle de las ramas

Ápice defoliado y alambrado

Rama defoliada

Rama defoliada y alambrada


Olivo terminado

Vista superior del olivo

Otro de los olivos finalizado

Vista superior tras el defoliado y el alambrado