sábado, 18 de febrero de 2017

Higuera de colección en kurama de mi creación

Hoy os cuento que transplantado una higuera de mi colección en una de las macetas hechas por mi en mis clases de cerámica y que podéis ver en la entrada que publiqué recientemente.


A esta higuera en estilo azotado por el viento, su actual maceta ya se le había quedado pequeña y no encontraba una kurama que me gustara y que tuviera el tamaño que necesitaba. Lo bueno de hacérsela uno mismo es que puedes hacerla como quieras y del tamaño que quieras. Aquí os dejo como ha quedado el conjunto.

La higuera antes del transplante

Tras el transplante

Desde arriba

Vista posterior

lunes, 13 de febrero de 2017

Kuramas hechas por mi

Desde hace un tiempo me empezaron a llamar la atención las macetas de bonsai. Pienso que es un paso natural según se van teniendo conocimientos en el mundo del bonsái. Al principio colocas los árboles en las macetas que pillas, luego ya te vas dando cuenta que unas quedan mejor que otras, empiezas a leer y te das cuenta que es todo un mundo sorprendente.  

Con este gusanillo por las macetas y como me daba mucha envidia los compañeros que hacían las suyas propias, por casualidad, y por haber sido bueno, estas Navidades los Reyes nos trajeron un curso de cerámica y aproveché mis primeras prácticas para hacer unas kuramas que hoy os presento.

Empecé por hacer unas kuramas por dos razones, primera porqué es de lo más sencillo y segunda porqué llevaba un tiempo buscando una para una higuera que la que tenía ya se le había quedado pequeña. Todavía tengo mucho que aprender y que mejorar, pero estoy muy orgulloso de haber hecho unas macetas yo mismo que algo se parecen a unas kuramas. Os dejo las fotos de mis criaturas.







viernes, 10 de febrero de 2017

Déjà vu

El otro día paseando por el monte me encontré con un pequeño bosque de encinas autóctonas del Sur de Madrid que perfectamente podía estar sobre una lasca y ser un bonsái de altísimo nivel. Este bosque me transportó a un bosque de encinas que vi en el Museo de Alcobendas y que al mirarlo de cerca, como si estuviera metido en el mismo, me trasladó precisamente a este lugar que todavía no conocía. ¿Un Déjà vu?, pues no lo sé, pero lo que si tengo claro es que el día que tenga espacio, trataré de simular este magnífico paisaje en el que ya he estado dos veces.

El bosque de encinas al natural
El bosque de encinas en el Museo de Alcobendas
La primera vez que visité el bosque de encinas al natural y sin saberlo...


domingo, 22 de enero de 2017

Árboles de colección: Olmo de Siberia (Ulmus Pumila) nº 2

Otro olmo de mi colección de los que recuperé en el jardín en 2001 con un año aproximado de vida. Este invierno y viendo que ya estaba bastante formado y que tenía que re colocarlo en otra parte del jardín, decidí ya pasarlo a maceta para terminar con la ramificación. 

El olmo en la actualidad
En 2001 recuperé este olmo, aún como plantón y lo coloqué en el jardín para que engordara. Así estuvo hasta 2009 aproximadamente, momento que lo pasé a una maceta de entrenamiento.

En 2009, ya en la maceta

Así estaba en 2010

Aunque el tronco ya era interesante, las ramas no terminaban de coger el calibre correspondiente a dicho tronco. Igual que con otros árboles, y viendo que no evolucionaba como esperaba, en 2011 decidí mandarlo de nuevo el jardín.


En 2011 y en tierra de nuevo
En 2013 engordando un poco más el tronco y
formando alguna rama primaria
A finales de 2013 formando la ramificación primaria
A finales de 2013 ya presentaba un tronco muy interesante en tamaño y textura, así como una ramificación primaria bastante interesante. En este momento ya tenía elegido el frente y me planteaba algunos diseños.

Primeros diseños

Sin embargo, cuando lo recuperé en 2016, donde había mantenido ese diseño original y habiendo crecido una rama más baja en el lado contrario, decidí inclinar el árbol hacia la derecha, dejando la nueva rama como primera equilibrando dicha inclinación. Os dejo en fotos el proceso de recuperación

Recién sacado de la tierra (Frente)

Recién sacado de la tierra (Trasera)

Olmo preparado para meterlo en la maceta

Raíces trabajadas

Raíces trabajadas

Olmo en la maceta, podado y alambrado




domingo, 15 de enero de 2017

Aprovechando raíces para conseguir nuevos árboles

Además de conseguir material para hacer bonsái a partir de semillas, acodos, esquejes de tallos existe la posibilidad de aprovechar las raíces interesantes cuando realizamos el transplante a uno de nuestros árboles. Lo que os muestro a continuación está hecho a partir de un olmo y es algo que ya realicé en su momento con esta misma especie hace unos años y con muy buen resultado.

Olmo obtenido a partir de una raíz

A partir del trabajo de recuperación de un olmo en el jardín (pincha en el enlace siguiente si quieres ver el trabajo Árboles de colección: Olmo de Siberia (Ulmus Pumila) nº 1) en el que salieron bastantes raíces largas y con un buen grosor, decidí volver a repetir el proceso y obtener más árboles a partir de este.

El olmo donante de raíces

Además y viendo que algunas de ellas presentaban un buen grosor y además luego se bifurcaban en varias más, pensé que quizás podría engancharlas en una roca para hacer un bonsái en este estilo. De mis paseos por el monte tenía algunas piedras guardadas y las utilicé con este propósito.

Las raíces seleccionadas

Rocas encontradas durante mis paseos

Lo primero de todo es revisar bien las raíces para ver cuales pueden quedar bien sobre roca (en mi caso solo dos) y una vez identificadas, ir probando sobre las piedras para ver cual es sobre la que mejor encaja. Una vez elegida piedra y roca, tenemos que fijar muy bien la raíz sobre la roca. Para ello yo utilizo bridas, tratando de hacer coincidir las raíces con las fisuras de la roca, de tal forma que queden lo más unidas posible, aunque siempre tendremos la baza de las raíces al crecer se irán ajustando.

Primera raíz sobre roca, cara A

Primera raíz sobre roca, cara B

Segunda raíz sobre roca, cara A

Segunda raíz sobre roca, cara B

Una vez fijadas, ya solo queda meterlas en una maceta honda que permita que la mayoría de las raíces estén enterradas, engordando y que la parte visible vaya adquiriendo aspecto de tronco.

Primera raíz sobre roca, cara A

Primera raíz sobre roca, cara B
Segunda raíz sobre roca, cara A

Segunda raíz sobre roca, cara B
Por último, y con las raíces que no encajaban bien en una roca, decidí plantarlas en una maceta.




Espero que os sea de utilidad y que además os sirva, no solo para aumentar vuestra colección, sino para poner más árboles en el planeta (no solo va a ser arrancarlos ;-) )

viernes, 13 de enero de 2017

Árboles de colección: Arce Tridente (Acer Buergerianum) nº 1

El arce que os muestro hoy es uno de los pequeñines de mi colección. Hasta hoy ha estado en una maceta de entrenamiento, pero he decidido que ya debía empezar a calzar una maceta de bonsái. Aunque de momento la maceta es china y de un coste muy bajo, cuando la vi, por la forma y el color azul claro, me gustó y pensé que podría ir perfectamente para el tono otoñal de esta especie.

Resultado actual de los trabajos

Este árbol junto con otros (de los que solo me ha sobrevivido otro ejemplar) los adquirí por Internet como plantones en 2005. Su primera ubicación fue en tierra en el jardín donde estuvieron un tiempo. Sin embargo, y a pesar de estar en tierra, no estaban creciendo como otras especies que le acompañaban. Creo que era debido al lugar elegido y sobre todo al duro verano que sufrimos en Madrid. Por este motivo y aproximadamente en 2013 lo pasé a maceta de entrenamiento, donde ha estado hasta este año. Durante estos años he tratado de engordar el tronco y de formar la ramificación primaria.

Así ha estado el arce durante su última etapa en maceta de entrenamiento


Este año y como he comentado, lo he pasado ya a una maceta de bonsái, lo he podado y lo he alambrado. Una vez terminado, mirándolo y volviéndolo a mirar, me parecía que estaba muy alto para el objetivo final que estoy buscando. Decidido y no sin algo de duda, le corté el ápice actual y un tramo insulso que era el que no terminaba de convencerme, aprovechando una de las ramas más bajas para rehacer de nuevo el ápice. El resultado me gusta, ya que no solo he conseguido un árbol más compacto, sino que además va a mejorar la conicidad de un árbol que de por si no es que tenga bastante.

Os dejo fotos de los trabajos y espero que os gusten.

Las raíces han crecido bastante bien desde el último transplante

Tras la primera limpieza de raíces ya puede apreciarse un nebari muy interesante

Raíces preparadas para entrar en la maceta

En la maceta, podado y alambrado. Muy alargado, ¿no?

Acortado, con nuevo ápice y finalizado por el momento

Vista trasera del arce