domingo, 16 de diciembre de 2018

Reducción de fresno shohin

El trabajo que os traigo a continuación es de esos en los que cuesta dar el paso. Con este árbol, un fresno shohin de mi colección, siempre he tenido muchas dudas en cuanto a su diseño. En concreto con la continuación del tronco desde el corte que hice originalmente para empezar a ramificar y su ápice.

Fresno antes del trabajo, altura 22 cm. (sin contar la maceta)
Detalle de la parte superior
Cómo podéis ver el tronco en su primer tramo es completamente recto y justo en el corte para empezar a ramificar, gira a la derecha por la rama elegida para dar conicidad al tronco y formar el ápice. Ya desde un primer momento no terminaba de convencerme, ya que aunque le daba movimiento y conicidad, me parecía bastante antinatural (y algo grotesco).

Desde que lo transplanté en 2017, ya tenía dudas de si cargarme esa parte del tronco
Con la evolución de este año lo he visto claro, había que cortarla. Antes de cortar, que ya sabéis que luego no tiene arreglo, estuve probando con una hoja de papel para ver como quedaría esa parte. El trabajo a realizar era el siguiente.


Una vez realizado el trabajo el árbol ha pasado de tener una altura de 22 cm. a 14 cm. y ahora me parece más compacto y natural.

Trabajo finalizado, altura 14 cm. (sin contar la maceta)