jueves, 26 de marzo de 2015

Recuperando un algarrobo (ceratonia siliqua) del jardín

Ayer recuperé uno de los algarrobos que tengo creciendo libremente en el jardín. En concreto, el árbol que saqué de la tierra,  lo hice ya que presentaba un buen desarrollo para seguir madurando en una maceta y además porqué necesitaba hacer espacio, ya que en su momento, varios de estos algarrobos los planté muy juntos.

El trabajo de sacarlo fue bastante tedioso ya que como he dicho estaba muy junto a otro de los árboles, tenía varias raíces muy gordas y el espacio en el que estaba creciendo era muy reducido. Sin embargo al final lo conseguí y además, con algunas raíces finas que le van a permitir aguantar mientras empiece a desarrollar el resto de raíces. 

Una vez sacado, el trabajo duro continuó ya que fue necesario quitar la raíz principal a base de sierra y esfuerzo, siempre tratando de no dañar las ramas y las pocas raíces que quedaban. A continuación, sellar la herida del corte y dejar un borde libre alrededor para poner hormonas de enraizamiento y que empiece a emitir raíces de forma radial, inicio de un futuro pan de raíces radial y plano.

En este caso, lo planté en una maceta de entrenamiento japonesa y con una mezcla de 70% de Akadama y 30% de Kiryuzuna, sujetándolo muy bien para que no se dañen las futuras raíces y sin prestar mucha atención a su posición, ya que lo más importante es que se recupere del transplante y no tanto el diseño. 

Acompañada de la poda de raíces, quite todas las ramas gordas, dejando solo aquellas que pueden servir en un futuro (eso si, sabiendo que lo importante ahora es que el árbol sobreviva). Por último, aplicar pasta selladora en los cortes y al invernadero a descansar y a recuperarse.

Así habían crecido los algarrobos esta última temporada

El algarrobo que había que sacar

Otro ejemplar que dejaré para el año que viene porqué tiene un futuro muy prometedor

El algarrobo en cuestión tras la primera poda para facilitar su extracción

Sellado del corte en la raíz principal

Dejamos los borde libres para que puedan crecer las raíces de forma radial

Tras la poda y a falta de plantarlo en la maceta

El trabajo ya finalizado