lunes, 2 de diciembre de 2013

Plantando bellotas de quejigo (quercus faginea)

Aprovechando la visita que hicimos a Cazorla, cogí unas cuantas bellotas de este bonito árbol. Cuando las cojais, que estén bien lisas, ya que si presentan estrias es que están deshidratadas, de un tono amarillo-marrón que indica que están maduras, sin rajas y que no tenga ningún agujero de algún bichito que haya podido darse un festín con la bellota. Una última prueba que suelo hacer es apretarlas para ver que están duras. Os recomiendo que no las dejéis mucho tiempo antes de plantarlas ya que no son muy perecederas. 

Bellotas en agua. Ya he tirado las que quedaban flotando y estas son las que voy a plantar
Antes de nada, la noche anterior a plantarlas las sumergí en agua para descartar aquellas que se quedaban flotando. Ya tenía preparado un semillero con una mezcla de arena de río y sustrato universal a partes iguales. Para plantarlas, pues muy sencillo, con un palillo chino hacer un agujero, meter la bellota y taparla con un poco de mezcla. Más o menos las dejo a 1 o 1,5 cm. de la superficie, que es como suelen quedar en la naturaleza cuando germinan. ¡Muy importante!, la parte picuda que es por dónde sale la raíz hacia abajo, y la parte más redonda que es por donde sale el tallo, hacía arriba. Así evitaremos curvas innecesarias que podrían estropearnos el futuro nebari.

Esta posición es la mejor para plantar las bellotas

Semillero listo con las bellotas en la tierra
Bueno, y una vez finalizado protejo el semillero poniendo una caja de fruta de plástico poe encima para evitar que se las coman los pájaros y sin embargo para que pueda entrar la luz y el agua.

Protección del semillero para evitar que nadie se coma las bellotas
Ya os iré contando si germinan!