sábado, 8 de diciembre de 2018

Séptimo mercado de Navidad de David Benavente y mi primera participación


Hoy comienza el séptimo mercado de Navidad en el jardín de David Benavente y por fin, tras varios años intentando participar, este año por fin me ha dado tiempo y he tenido los árboles listos para llevárselos con tiempo.

Desde hace dos años he intentado participar en el mercado, pero por diversas circunstancias, básicamente que se me pasaba la fecha, me fue imposible. Sin embargo, este año, me acordé con tiempo para seleccionar el material y prepararlo.

La semana ha sido durilla ya que el mismo lunes seleccioné el material que quería llevar, lo más variado posible, así como unas macetas de las realizadas por mí estos años. Una vez seleccionado a prepararlos tocaba, algo de arreglo de ramas, hierbas fuera y sin entrar mucho en diseños, ya que mi idea es que el que lo vaya a apadrinar, haga su propio diseño acorde con sus gustos.

Así iba avanzando el material preparado durante la semana.





El mismo miércoles acabé con los arboles que me faltaban, incluyendo un arce tridente y una higuera a los que aunque tengo cierto cariño, ya no tengo ni tiempo, ni espacio para más...




El jueves por la mañana nos ponemos en marcha. A recoger todos los árboles y macetas y a cargar el coche. La verdad es que más que un maletero parecía un bosque en miniatura.


Y por fin llegamos al jardín de David. La verdad es que sobrecoge... aún habiendo visto varios jardines y museos, el gusto con el que tiene diseñado su jardín, junto con el nivel de los árboles y de las macetas, hace que se te pongan los pelos de punta. Antes de descargar estuvimos mirando el material que había para el mercadillo y la verdad es que este año hay mucho, pero que mucho nivel. Estuve dudando si dejar mis árboles :-), pero me convencieron ya que el mercado está pensado para todos los niveles.

A continuación toca el momento de revisar el material y ponerle precio. Es muy complicado por el peso emocional de haber visto nacer y desarrollarse a tus criaturas, pero con la gran experiencia de Sergio y su ayuda, la verdad es que al final fue bastante fluido y pusimos todo el material en su justo sitio. En cada árbol, Sergio nos dio una mini-masterclass de las cosas buenas, defectos y posibilidades según el los trabajaría, todo un auténtico lujo.

Os dejo unas fotos del momento de la clasificación y valoración de los árboles y de las macetas.



 
Ya solo queda que gusten y que haya aficionados que quieran seguir trabajando los árboles que he cuidado durante estos años con mucho cariño.