viernes, 12 de febrero de 2016

Acodo de un olmo con "patas"

Hoy os traigo un trabajo que llevaba tiempo planeado y que nunca encontraba el hueco para hacerlo. El olmo que he trabajado presentaba un nebari formado por dos patas que lo afeaba bastante. El caso es que hace bastante tiempo, una de las primeras veces que lo transplanté desde que estaba en mi poder, al quitar la tierra apareció lo que supuestamente era un nebari bastante ancho y bonito, ya que hasta ese momento no tenía prácticamente nada. 

Ese día no me percaté de que lo que parecía un bonito nebari, eran simplemente dos patas rellenas de raíces y tierra. Con el paso del tiempo, la tierra fue secando, las raíces fueron cayendo y se formó un bonito agujero en el nebari que estropeaba el conjunto.

Cuando tengáis una situación como esta, o simplemente cuando el nebari de vuestro árbol no valga para nada, es muy recomendable utilizar la técnica del acodo para arreglarlo.

Esta técnica está muy explicada y hay un montón de sitios perfectamente descrita con lo que voy a hacer un breve repaso utilizando las fotografías de mi trabajo.

Las dos patas y la zona marcada por donde vamos a cortar el anillo de corteza

El anillo pelado. Es importante estar seguro de que se quita todo el cambium y que el anillo es suficientemente ancho para que no cicatrice y cierre sin emitir raíces

Aplicamos hormonas enraizantes en la parte de arriba por donde deberán crecer las raíces

Cubrimos la zona con una rejilla que sujetamos con palillos


Y anclamos al suelo con trozos de alambre


Rellenamos con mezcla de tierra y cubriendo el anillo utilizamos musgo esfagno, que a parte de preservar mejor la humedad, ayuda a que se generen las raíces

Cubrimos todo con mezcla de tierra
Ahora a crecer fuerte y generar muchas raíces