domingo, 7 de abril de 2019

Poda y transplante en olivo

Con el trabajo que hoy os traigo he terminado de trabajar los olivos de mi colección, que en su mayoría ya conocéis y que os dejo en fotos.


 





Y en concreto os voy a contar el transplante, poda y alambrado de este último que se encontraba como os muestro a continuación y que como podéis ver había crecido bastante bien durante la última temporada. 


Lo primero retirar los alambres del año pasado y podar. A la hora de podar, quitaremos todas las ramas que están mal situadas y trataremos de acortar al máximo las ramas para que brote más cerca del tronco y podamos obtener una ramificación densa y tortuosa. Alambro pero solo para colocar alguna rama. Además el objetivo es dejar bien claras las nubes de follaje y que no parezca un seto. En este caso no defolio, salvo alguna rama que quiero que ramifique. Y tras este primer trabajo, el resultado es el siguiente.


Ahora le toca el transplante que este olivo ya llevaba bastante tiempo en esta maceta de entrenamiento. Quitamos el alambre de sujeción y lo sacamos de la maceta. Como puede verse hay muchas raíces y el cepellón está muy compacto.


Desenredamos el cepellón, quitamos la tierra antigua y cortamos las raíces tratando de dejar el cepellón lo más compacto y plano posible.


Aunque le he dado bastantes vueltas he decidido ya dejar las macetas de entrenamiento y plantarlo en una de bonsái que muy probablemente sea la definitiva. Al ser un olivo necesito una maceta sin esmaltar y dada su forma retorcida me gustaría una maceta redonda. Tengo dos disponibles que me cuadran, una Yixing marrón claro con un acabado que me vuelve loco y una Touyou japonesa de color oscuro. Las macetas...


Ya hora toca probar la Touyou...



Me gusta, pero queda un poco justa y la veo muy alta ya que el árbol también lo es. Probamos la Yixing...



Esta me gusta más y además es mas holgada para las raíces del olivo. Ahora a plantarlo. Rellenamos con tierra la maceta y colocamos el árbol alineado con una de las patas de la maceta que será el frente. Lo volcamos un poco hacia delante para hacer la reverencia y lo sujetamos con alambre.


Añadimos sustrato y palilleamos para que se sitúe bien entre las raíces y no quede aire entre ellas. Una vez terminado de palillear, apretamos los alambres definitívamente y cubrimos de sustrato.


Y ya por último las fotos de rigor del olivo una vez terminado y de como ha quedado el nebari.



domingo, 31 de marzo de 2019

Trabajando un aligustre

El aligustre que hoy os traigo ya necesitaba trabajarlo en profundidad y he aprovechado para documentarlo y compartirlo con vosotros. Aunque solo llevaba dos años en la maceta, al ser pequeña y que ya notaba bastante agotado el sustrato, me he decidido a transplantarlo. Además, durante el último año había densificado bastante, con lo que también y aprovechando el transplante, lo he defoliado y le he hecho una primera restructuración de la ramificación primaria con alambre. Anteriormente le había hecho podas severas y algo de alambrado, pero ahora se daba lo necesario para marcar lo que será su estructura casi definitiva.

Para la maceta he decidido dejarlo en la que ya tenía, una china normalita, esos si, antigua y con un craquelado en uno de sus laterales que me fascina.

Ahora las fotos con la descripción del trabajo.

En medio del defoliado
Frente y parte posterior tras el defoliado
Alambrado de la temporada pasada que hay que quitar
Poda y alambrado finalizado
Un cepellón de libro, compacto y plano
Cabe perféctamente en la maceta
Una vez colocado el árbol lo sujetamos con alambre
El frente del árbol lo hago coincidir con la parte craquelada de la maceta.
Frontal una vez acabado

Trasera una vez acabado



viernes, 8 de marzo de 2019

Cerámica, no siempre sale lo que uno quiere

Cuando uno empieza una maceta es muy difícil saber a priori cual va a ser el resultado final. Si todo va como más o menos esperamos, podemos intuir el resultado final, pero nunca sabremos con certeza si va a ser así o no. Quizás esto es lo bonito y además lo que hace que las macetas de autor sean piezas únicas.

Hoy os traigo uno de esos casos en los que pones muchas expectativas y al final el resultado acaba defraudándote. La idea era conseguir una maceta a dos esmaltes, uno negro por la parte baja y otro chorreando sobre este de tonos rojos, anaranjados, amarillos o verdosos (es lo que tiene este esmalte, que puede salir por cualquier sitio :-) ) 

Al final el negro se ha quedado más bien tirando a marrón, el naranja ha cumplido sus expectativas, pero en algunas zonas se ha retraído, dejando a la vista el barro, y donde se juntaba con el esmalte negro, ha burbujeado quedando con aspecto de churruscado. En fin, me quedaré con que es una maceta única, un poco feucha, pero única.

A continuación los detalles que os comento.

La maceta terminada, ahora a secar y bizcochar. Qué buena pinta!

Ya está esmaltada, ahora a cruzar los dedos.

Acabada... y ¿ahora qué?

La unión de los dos esmaltes es un poco desastrosa y además hay zonas donde no ha cogido bien el esmalte

Con lo bonito que quedaba el esmalte naranja-rojizo o rojo anaranjado!

Sin embargo aquí se ha retraído...

...y aquí tres cuartos de lo mismo.

Dichosas burbujas...se ha churruscado...

Quizás me esperaba algo parecido a esto, pero por debajo más oscuro.

sábado, 19 de enero de 2019

Nandina Domestica, rojo otoñal en pleno invierno

Esta Nandina fue adquirida en un vivero en Enero de 2018. Todavía no está en su maceta definitiva, ya que me gustaría que fuera más baja y quizás en una tonalidad azul clara, o crema como hasta ahora, pero al adquirirla en una maceta de jardinería decidí mejor adecuarla a una maceta de bonsái, pero más profunda.

Como podéis ver por las fotos esta Nandina en invierno ha tomado un precioso color rojo fuego que le da una tonalidad espectacular al jardín una vez que ya todos los caducos han tirado las hojas. Espero os guste.