viernes, 15 de agosto de 2014

Doblar troncos gruesos

Voy a tratar de explicaros una de las técnica que existen para doblar troncos gruesos para cuando el alambre no sea suficiente o veamos que es complicado de conseguir con otros métodos. Para ello voy a aprovechar dos robles que tenía en una maceta y que iba a ser un proyecto de bosque, pero como la naturaleza decidió que murieran algunos de sus compañeros, el proyecto quedó más o menos abandonado. Ambos robles habían crecido bastante y con un tronco recto que no decía nada. Pensé en cortarlos bajos y volver a diseñarlos desde cero, pero se me ocurrió darles una oportunidad y tratar de dar movimiento al tronco.

Para utilizar esta técnica es necesario tener a mano una barra de hierro de consistencia suficiente para que no se doble, alambre, un taco de madera y goma, rafia, etc. con el objetivo de proteger la madera.

Antes de empezar indicaros que en todos los puntos donde el alambre, la barra o la madera esté contacto con el tronco del árbol, pongamos protección para no dañar al árbol. 

Paso 1: Clavamos la barra de hierro en el suelo cerca del nebari y lo anclamos a este (lo más abajo que se pueda) con alambre.

Paso 2: Por el sitio donde queramos doblar el tronco, pondremos el taco de madera entre este y la barra de hierro, sin olvidarnos de proteger el tronco. 

Paso 3: En un punto por encima del taco y dependiendo de la apertura que le queramos dar a la curvatura del tronco, pondremos un alambre para acercar el tronco a la barra. Este acercamiento lo haremos de forma progresiva y con mucho cuidado de que el tronco no parta.

En mi caso y como en uno de los árboles podía aprovechar la barra para seguir doblando el tronco más arriba, así lo hice.

Aquí os dejo unas imágenes que como suelen decir, valen más que mil palabras.

Secuencia de pasos para doblar el tronco

El primer árbol. Aprovechando la barra para seguir doblando el tronco

Segundo árbol. Utilizando tensores para doblar de nuevo el tronco

Trabajo realizado el 12 de Enero de 2014