jueves, 10 de julio de 2014

Diseño de un olivo algo complicado

Este árbol lo recuperé en el campo en 2012 y durante este tiempo ha estado tranquilo creciendo y reposando en su maceta. Si os soy sincero, esta tranquilidad, que mi cabeza aprobaba ya que decía no lo toques, mi corazón decía todo lo contrario, métele mano... ;-) Sin embargo, todas las veces que me ponía delante de él, a parte de quitar chupones y podar alguna rama, no hacía nada más, porqué no me venía la inspiración. 

Una vista de los dos troncos...

... y la otra vista

Dos troncos, uno muy bonito con todo un lateral de madera muerta, movimiento, pero con todas las ramas en una única dirección y apuntando hacía el otro tronco. El segundo tronco, con ramas mejor distribuidas, pero con menos movimiento y nada de madera muerta. ¿Aprovechar los dos troncos? No había forma e irremediablemente había que cortar uno de ellos, punto principal de mis bloqueos y causa de que lo dejara tranquilo. Cortar una rama es una de las actividades en bonsai, que como te equivoques, mal arreglo tiene, con lo que hay que ser muy cautos y no hacerlo hasta verlo, muy, pero que muy claro.

Sin embargo hay una cosa muy curiosa cuando te dedicas a esto del bonsai y es que hay un momento en el que te llega la iluminación. No puedo explicar cual es el mecanismo que la activa, ni como funciona, pero un día, miras el árbol y todo lo que era un jerglífico ininteligible, empieza a tener sentido (algo así como Matrix). Y esto me pasó el otro día... carajo... como no se me había ocurrido antes, que movimiento tiene ese tronco... y si alambro un poquito estas ramas, las dejo organizadas y además dejo en primer plano toda la madera muerta que va desde la base y hasta el ápice, del que evidentemente hago un jin... uff! y el otro tronco, si lo corto y lo dejo como un jin... y... "et voilà" solo había que hacerlo ;-) Me pusé y el resultado es lo que os muestro en las imágenes que adjunto a esta pequeña entrada.

A parte del trabajo, del que espero os guste el resultado, una pequeña reflexión: Si estáis con dudas, no toquéis vuestros árboles, que en algún momento os llegará la inspiración que os he comentado y haréis un gran trabajo.

Así estaba el olivo antes de tocarlo

Y así quedó finalmente