viernes, 25 de julio de 2014

Alambrado de un acebuche

El acebuche que os presento hoy lo obtuve en 2011 por medio de un intercambio. Ya venía con la ramificación primaria e incluso la secundaria, pero bajo mi punto de vista era muy abundante y había que reducirla, seleccionando las mejores ramas para el diseño final que tenía en la cabeza. Poda y pinzado es lo que he estado haciendo durante este tiempo, a parte de transplantarlo, ya a la que puede ser su maceta definitiva.

Así me llegó el acebuche

Para afinar más el diseño era necesario aplicar bastante alambre, y como me suponía que iba a ser un duro trabajo, siempre lo he ido retrasando hasta hace una semana en la que me decidí a hacerlo. 

Antes de los tres días de trabajo

Con este trabajo le he dado más movimiento a las ramas, que algunas de ellas eran auténticos palos, he reorganizado la ramificación secundaria donde era necesario y he creado la estructura para que se formen las nubes de hojas en los planos correspondientes. He aprovechado también a eliminar todas aquellas ramas situadas incorrectamente o que no aportaban nada al diseño. Ahora es necesario que se desarrolle y crezca la primera rama, que sale a la derecha para que sea perfecta la triangularidad de ese lado y del conjunto. Tres días me ha llevado, pero al final ha merecido la pena. Espero os guste.

Primer día de trabajo, alambrado de las ramas bajas

Segundo día de trabajo, alambrado de las ramas intermedias

Detalle del alambrado de las ramas bajas e intermedias

Tercer día de trabajo, ápice y algunos retoques...alambrado finalizado

Y este es el aspecto del acebuche desde arriba, me encanta!

Trabajo realizado los días 16, 23 y 24 de Julio de 2014